Galería de imágenes: pinturas, ilustraciones, fotografías... y datos biográficos de los más consagrados artistas de todos los tiempos

Entradas populares

sábado, 6 de enero de 2018

HOLANDA: Van Tijn Rembrandt (1606-1669)








Artista, dibujante y grabador holandés;
uno de los más grandes artistas de todos los tiempos.
Su prodigiosa producción 
incluye por lo menos seiscientas pinturas,
trescientos grabados,
y mil quinientos dibujos en tinta y aguadas.


Su reputación se afirmó en 1632
cuando pintó un retrato colectivo
de la sociedad médica de Amsterdam (Holanda)


Su suerte cambió al morir su acaudalada esposa Saskia,
ya que sus finanzas se desplomaron.
Aunque pintó paisajes, cuadros bíblicos,
mitológicos e históricos,
así como escenas de la vida diaria,
Rembrandt es recordado
sobre todo como un retratista de notable sensibilidad
que dotó a sus modelos
de una dignidad interna;


sin embargo, al mismo tiempo
sus pinturas ofrecen una asombrosa comprensión
de sus caracteres.



a Rembrandt




Tristeza
en solitarios claroscuros
cincelando sueños imposibles.
Todo es gris e inseguro
como el tiempo que deshoja margaritas
en andenes solitarios.
Tu alma
deja retratos
perdidos en infinitos diluvios
para volver,
descalza,
a morir entre las sombras.



Luján Fraix


ESTADOS UNIDOS: María Oakey Dewing (1845-1927)






Fue artista estadounidense conocida por sus pinturas del flores.
A la edad de 17 años se decidió a pintar.
Ella asistió por primera vez a la Cooper Union School
of Desing en 1866;
estudió con William Rimmer y Robert Swain Gifford.


Durante el verano de 1872 y 1873 tomó clases de pintura informal
al aire libre con el pintor John La Farge (1835-1910)


En 1881 María se casó con Thomas Wilmer Dewing.
Ella y su marido pasaron veranos entre 1885 y 1905 en la colonia de artistas
de Cornish, New Hampshire.


María falleció el 13 de diciembre de 1927 en la misma ciudad donde comenzó su vida.



Su obra está presente en las colecciones de Smithsonian American Art Museum,
National Gallery of Art,
Detroit institute of the Art,
The Hood Museum of Art.


A María Oakey Dewing




La tarde asoma
su acostumbrado sopor de mediodía.
El tiempo
tiene su patio de sombras
en la ancianidad de los muros.
Hay vuelos
en el viento campesino
y cenizas debajo de la higuera.

¿Cuánto dura el amor?

La eternidad.




Luján Fraix




MÉXICO: duelo de artes







Destacado pintor mexicano del muralismo.
Estudió en la Academia de San Carlos
donde tuvo como profesor a José Velasco,
entre otros destacados maestros;
más tarde se vinculó con el  grabador José Posada.



En Europa, donde pasó casi quince años,
su arte se perfeccionó y evolucionó.
Después de una fuerte dosis de costumbrismo español,
se encontró con la vanguardia en París
y bajo la influencia de Picasso y George Braque,
se convirtió al cubismo.



Cuando visitó Italia, absorbió las enseñanzas de los grandes maestros
italianos,
adoptó para sus obras murales la concepción renacentista
de presentar a los personajes y a los demás elementos figurativos
en superposiciones de estrados.


Inspirado en sólidos principios socialistas,
en sus murales predominan figuras de campesinos,
y trabajadores.


Rivera también fue un excelente y prolífico pintor de caballete;
en sus lienzos dio una visión alegre,
sensual y colorista de las tradiciones mexicanas.


a Diego Rivera



Dejaste de ser para vivir
en otro...
La osadía de sentir
la lasitud de tu historia
en brazos del amor.
Fuiste sombra
detrás de las heridas...
sostén amurallado,
calor de lucerna...



Frida,
arabesco de espuma,
duelo de las artes,
pincelada de sangre
entre sus lágrimas.

Luján Fraix


ITALIA: Sofonisba Anguissola (1532-1625)


LA PRIMERA PINTORA DEL RENACIMIENTO


Por Estela Parodi

En Europa durante los siglos XV y XVI surgió el Renacimiento, un movimiento que promovió grandiosos exponentes como Miguel Ángel y Leonardo Da Vinci en varias áreas culturales y científicas. La actuación femenina fue condicionada. Sin embargo, Sofonisba Anguissola logró destacarse.

Nació en Cremona (Italia) en 1532, la llamaron Sofonisba en honor a la protagonista cartaginesa de quien su familia, noble y numerosa, descendía. Extraño para esas épocas, su padre Amilcare deseó que sus hijas se educaran en las bellas artes, pero la única que triunfaría sería Sofonisba.

A los 14 años comenzó a pintar con Bernardino Campi (retratista italiano, 1522-1591). Al mudarse éste a otra ciudad continuó con Bernardino Gatti (1495-1576). Su inclusión en el aprendizaje de la pintura marcó un precedente para que las futuras jóvenes fueran admiradas en la escuela de arte. En 1550, se distinguió con el cuadro "Bernardino Campi pintando a Sofonisba Anguissola", hoy expuesto en la Pinacoteca Nacional de Siena.


En 1554 viajó a Roma y conoció al gran Miguel Ángel, quien de manera informal, comenzó a instruirla. En una clase, le pidió que pintara a un niño llorando. Así nació "Niño mordido por un cangrejo". La pintura deslumbró a Miguel Ángel quien apuntalando el talento de la joven le dio bosquejos propios para que Sofonisfa los pintara con su propio estilo, sugiriéndole errores y orientándola en nuevos trabajos. Este acercamiento con Miguel Ángel durante casi dos años, y su propio empuje, serían puentes definitivos en su consolidación en el arte pictórico.

Sin embargo, no siempre su camino fue sencillo. Poseía capacidad y una valentía extrema pero su clase social le impidió en determinado momento sobrepasar determinadas fronteras impuestas a su género. No aceptaron que estudiara anatomía ni dibujara con modelos que posaran al natural pues consideraban desatinado que una dama observara cuerpos desnudos.

Sofonisba sorteó estos inconvenientes creando personajes con poses inspiradas en su propio rostro y en los miembros de su familia. Algunos de estos ejemplos son:

 "Autorretrato" (1554),
 "El juego de ajedrez" (1555), 
y "Retrato de Amílcar, Minerva y Asdrúbal Anguissola" (1557-1558). 


En 1558, ya con cierto reconocimiento, Sofonisba viajó a Milán y pintó al Duque de Alba. Recomendada por él al rey Felipe II de España, en la plenitud de su juventud y su carrera, fue invitada a visitar la corte española. Entre 1559 y 1560 vivió en Madrid, convertida en la pintora de la corte y dama de compañía de la reina Isabel de Valois. Su tarea era acompañada por Alonso Sánchez Coello (español, 1531-1588). Sus técnicas se asemejaban y un retrato del rey pintado por Anguissola fue atribuido a Coello. Estudios recientes dieron crédito que la autora fue Sofonisba.

Con tintes conmovedores y plenos de realismo, trabajó en retratos de toda la familia real y las cortes oficiales. Y su amistad con el rey hizo que en 1571 éste organizara el casamiento de Sofonisba con Francisco de Moncada, hijo del virrey de Sicilia. Vivieron nueve años en Italia y España y cuando regresaron a Palermo (Sicilia), Moncada falleció.

Durante un viaje a Cremona, Sofonisba conoció al capitán del barco, Orazio Lomellino, con quien se casó en 1580. Se establecieron en Roma. Apuntalada por su marido logró armar su propio estudio dentro de su imponente casa. Lomellino era un hombre de excelsa fortuna y sumado a la magnánima pensión del rey, Anguissola logró dedicarse de lleno a la pintura sin necesidades económicas. Su fama creció, la visitaron muchos artistas, algunos de los cuales, más jóvenes, desearon aprender e imitar el modo personal de Anguissola.


Anton Van Dyck fue a verla varias veces hasta 1623. Hizo varios retratos de ella y bosquejos de esos encuentros. "Aunque su vista está debilitada, se mantiene aún muy alerta mentalmente", explicó el pintor flamenco. Era verdad. Sus ojos padecían aparentemente de cataratas aunque nunca quedó ciega del todo.

Sofonisba Anguissola fue una eximia artista que legó 50 obras de enorme influencia para generaciones futuras. Han sido aclamadas internacionalmente y hoy son expuestas en varios museos de Europa. Además, abrió las puertas a las artes y a otras mujeres que en esa época, por mandato, tenían vedadas.

La acompañaron su idoneidad y la suerte, pero poseyó una inteligencia y sensibilidad particular como para decir que "la vida está llena de sorpresas; intento capturar estos preciosos momentos con los ojos bien abiertos".

Falleció en Palermo en 1625.


FRANCIA: Henri de Toulouse-Lautrec (1864-1901)









Pintor y artista gráfico francés famoso por sus pinturas
de los bajos fondos parisinos
y sus atrevidos diseños de carteles.
No perteneció a ningún movimiento artístico en particular,
aunque Edgar Degas y el Japonismo
influyeron en él considerablemente.


Sus temas reflejan su estilo de vida:
pintaba prostitutas, bailarinas y escenas de café,
con gran conocimiento y soltura.


Toulouse-Lautrec se interesó menos en la luz o el color
y más en la forma y el movimiento,
que reproducía con líneas vigorosas y enormes áreas
de color mate.


Su estilo y la técnica de utilizar pinturas al óleo
diluidas con alcohol sobre cartulina
influyeron en los litógrafos y diseñadores de carteles.


El pintor Toulouse-Lautrec
sufrió dos accidentes durante su infancia
que impidieron el desarrollo normal
de sus piernas,
convirtiéndolo en un enano.



A Henri de Toulouse-Lautrec

Hoy no voy a dedicarle un poema a este artista porque quiero mencionar que con sus obras yo rendí examen final en la materia Historia del Arte del profesorado de Castellano, Literatura y Latín. Saqué excelentes notas. Siempre lo recuerdo...


viernes, 5 de enero de 2018

ARGENTINA: Mario Sanzano











Nacido en la ciudad cordobesa de Deán Funes (Argentina), en una familia en la que no escaseaban los pintores, Mario Sanzano tuvo un contacto temprano con el mundo del arte. A sus 13 años, con óleos regalados por uno de sus tíos, realizó su primera obra. Allí no había personas ni objetos, sino el frente de la casa de sus padres, con la naturaleza que los circundaba. Ya desde ese entonces sabía que los paisajes serían su mayor inspiración.

Por eso estudió durante quince años con Martín Santiago,
único discípulo del gran referente Fernando Fader (argentina).
Con él empezó a dejarse llevar 
por el impresionismo y recorrió varios caminos del norte del país
retratando árboles, casonas,
llanuras y toda muestra de naturaleza virgen
que pudiese cautivar.


Realizó su primera exposición individual a los 18 años y en 1985 tuvo el honor de exponer con su maestro. A fines de los noventa, ganó un premio en el primer concurso internacional Tango, organizado por la Secretaría de Cultura de la Nación y la Galería Zurbarán. Poco después se incorporó al staff de artistas permanentes de esa galería, donde este año presenta su undécima muestra.


Hoy, a sus 54 años, hace diez que vive del arte,
organizando exhibiciones, comercializando sus trabajos
y llevando sus obras
a otros rincones del mundo.
Eso sí, cuando hay que elegir un buen paisaje
para plasmar en un buen lienzo,
siempre se queda con su aldea cordobesa.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...